viernes, 8 de junio de 2012

Viejo poema


MONSIEUR HIRE EN LA TERRAZA*

Lo que me sostiene,
esta tubería
que cede,
con las dos manos me aferro
pero es vieja, la
pintura se separa rápida de
la tubería que me sostiene,
secamente, pero mis dos manos
están húmedas,
tiemblan por el miedo, por el sudor,
y a medida que el caño parece quebrarse,
el amor que tuve
cede,
se desprende flojo y
cae
aceptándolo todo.

*Personaje de La noche es mi enemiga, film basado en una novela de George Simenon.
De Solo de contralto (Galerna, 1997), recopilado en La mitad de la verdad (bajo la luna, 2008)

4 comentarios:

  1. Un gran poema, Irene, me hizo recordar otro de Blanca Varela "nadie nos dice". Tus tuberías exudan belleza!!

    besosssssss

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, Mónica. Mi saludo, Irene

    ResponderEliminar
  3. ese aceptándolo todo, clava, sacude y va, va
    como tu poesía, que es viaje... y obliga a volver.

    saludos

    ResponderEliminar

Loading...